previo siguiente

12/01/2022 - CFI

Fábulas y Leyendas

Desde el Taller Literario, coordinado por Adriana Farkas, nos comparten una serie de trabajos realizados el año anterior que son muy interesantes, creativos, divertidos y profundos.

En el 2021, el taller, intensificó el proceso de investigación de los contenidos y a través del formato "fábula y leyenda" se trabajaron valores emergentes de las moralejas y temas como la paciencia, la democracia, la escucha, el respeto y demás conductas que hacen a la convivencia, y en equipo con las compañeras pedagógicas.

¡Muy pronto saldrá editado un libro con tres cuentos de Nuevo Día!, que forman parte de una antología que recopila relatos y poesías de escritores argentinos.

FABULAS LEYENDAS 2021 COLEGIO NUEVO DIA
PROF: ADRIANA FARKAS

LA LEYENDA DEL QUESO ROQUEFORT

Romeo y Ana se conocen desde el jardín de infantes, tienen 20 años y son novios desde siempre, como si hubieran nacido novios. No comparten todo pero las golosinas sí. A veces la merienda y los paseos románticos.
Les gusta charlar y andar en bicicleta. Ella estudia medicina y él, computación.
En el futuro quieren vivir juntos en una casa grande, tener hijos y mascotas. Un perro y un gato.
Resulta que un día cuando todavía estaban en la escuela, buscando un escondite para besarse, encontraron una puerta secreta y vieron que abajo de una maceta había un cofre con una llave y Romeo la probó y la puerta se abrió.
Romeo y Ana se animaron a entrar de la mano para no asustarse, aunque estaba muy oscuro pero se veía una lámpara A lo lejos que los dejó ver. Cuando estaban adentro, pasó como un viento fuerte y la puerta se cerró.
Se quedaron solos, encerrados, asustados, preocupados, ansiosos, friolentos, de todo un poco y con hambre.
Tenían celulares pero no había señal.
Se les ocurrió hacer una carta escrita de Auxilio y pasarla por debajo de la puerta hasta que alguien la viera.
Ahí dentro se sentaron a esperar.
Pasaron dos horas y nadie venía. Mientras tanto, ellos contaban chistes para reírse pero seguían con hambre.
Sentían un olor un poco fuerte y buscaron a ver qué era.
En un plato, en un rincón y vieron que el olor era de un pedazo de queso que parecía podrido, pero el olor era rico. Entonces se animaron a probarlo y resultó que era riquísimo. Se lo comieron casi todo. Se animaron a probarlo y dejaron un pedacito para los padres.
Después de un rato, fueron rescatados por la directora que como era fantástica, no lo retó.
Esa tarde, Ana fue a la casa de Romeo donde estaban los padres, le contaron la anécdota y les dieron de probar el queso.
Les encantó a todos y tanto que el papá de él, don Roque, se puso una fábrica de queso y lo llamó roquefort.
Romeo y Ana, cuando se casen van a hacer una gran fiesta con Bocaditos de queso gratis.
Fin y final feliz


SE ME CAYÓ EL CORAZÓN

En el año 1700, en un palacio de Inglaterra en un pueblo grande donde habitaban descendientes de vikingos, vivía Ayelen, princesa del palacio “Love”
En el pueblo Bimbo, había una fábrica de pan, donde trabajaba Arturo el joven más apuesto del lugar, según todas las doncellas y pueblerinas.
Arturo era buen pibe, deportista, rubio de ojos azul cielo y con un tatuaje en el brazo de una calavera, símbolo que identificaba a sus antepasados vikingos.
Tenía 18 años y vivía en una casa humilde con sus padres.

Una noche de verano, Arturo se fue en camiseta a juntar ramas para el asado. De pronto escucho un relincho y un grito que venía de al lado del palacio, mirando al norte.
Dejó las ramas cerca de una piedra y fue a ver qué pasaba, con su linterna hecha de luciérnagas.

De repente vio que el caballo se iba y sobre el pasto, un montón de telas que se movían.
Se fue acercando y escucho un llanto de niña y al moverse las telas vio a la princesa que lloraba.
La miró a los ojos celestes y fue amor a primera vista. Ayelen estaba dolorida, con la rodilla lastimada y el pie torcido, toda sucia.
Su pelo rubio estaba despeinado y su piel blanca casi transparente, llena de tierra.
El día estaba gris, con nubes y cada vez más oscuro. Pronto iba anochecer.
Arturo la ayudó a levantarse y la invitó a su casa para calmarla y curarla.

Ayelen pensó y recordó que las princesas no pueden ir a cualquier casa, pero ella era una princesa adolescente rebelde y entonces fue con él en su caballo blanco, el de Arturo.
Mientras tanto, la Reina Margarita a la cual llamaban A.MARGA mandó 100 soldados a buscar por el pueblo a su niña.
Finalmente casi a medianoche la encontraron tomando una cerveza con Arturo en el jardín de su casa.
La llevaron a palacio y A.MARGA le prohibió que volviera a verlo. A Aye se le cayó el corazón de dolor. A la mañana siguiente, Luciana la vestidora mientras le ataba el corset y el Miriñaque, le dio algunos consejos: lo que más importa en la vida son los sentimientos y no la plata.
Es más importante el amor que el dinero.
También es importante la salud del cuerpo y el alma.
Ayelen se peinó y entendió todo.
Se maquilló, hizo un bolsito Y se fue con Arturo.
Por este acto, se perdió de ser princesa pero estuvo con el amor de su vida.
Se casaron y pusieron un restaurante de comida vikinga, pescado de los mares nórdicos.
Así que esta historia nos enseña que el amor es más fuerte


LA FÁBULA DE LA ARDILLA ANGELA
Ángela es adorable, de color marrón con rayas negras y ojos azul azulinos.
Tiene orejas pequeñas y los pelos como llovidos. Es mimosa y cariñosa. Cuando encuentra comida la guarda en sus mofletes para más tarde.
Tiene una hermana pequeña que se llama a Ru, con pelo gris y rayas blancas, como si viviera en un lugar de nieve.
Ellas no viven con humanos. Viven en Brasil, en una selva del Amazonas, en una pequeña casa de troncos sobre árboles Lupuna.
Nunca vieron un ser humano, solo tigres, ciervos, pájaros, panteras, Águilas y bichos de río, como cocodrilos y Anacondas.
Durante el día duermen y al despertar, Ángela va a buscar alimento, normalmente nueces, vuelve, pican con los dientes las nueces, comen la mitad y guardan el resto para la noche en un hornero seco que ya ningún ave usa.
A la tarde duermen la siesta, se levantan, juegan a perseguirse y cuando se cansan, comen las nueces y se vuelven a dormir hasta el día siguiente y así la vida...
Hasta que un día, mientras jugaban notaron un ruido extraño y Ángela fue a ver que era y vio a una niña que miraba los árboles.
Ru y Ángela tuvieron una rara impresión e intriga de saber qué era eso que caminaba en dos patas, tenía brazos raros y cabello largo.
Ángela se acercó a ver si no era peligrosa y la niña Sara, la vio y le dio ternura. Le hizo con el dedo “vení”y la ardilla asustada, se fue con su hermana y se escondieron acurrucada con las nueces y Ángela le dijo a Ru “hay algo raro abajo que hace sonidos raros”
La niña estaba sola, capaz perdida y asustada en medio de la selva.
Se puso a llorar y las ardillas se dieron cuenta que estaba triste.
Se acercaron, le preguntaron: qué te pasa? Por qué lloras? Cómo te llamas?
S-me llamo Sara y estoy triste porque me perdí y no sé cómo volver.
A-te podemos ayudar nosotras, porque conocemos muy bien la selva.
S-no, gracias. No creo que puedan ayudarme. Ustedes son muy pequeñas.
A-confía en nosotras. Te ayudaremos a encontrar a tu familia.
Sara, desconfiada, aceptó igualmente la ayuda ya que no tenía otra opción. Angela y Ru le preguntaron a Sara cómo era su cabaña, que la describiera.
S-es de madera, con techo de metal y la puerta rosa. Hay otra igual del otro lado del lago, donde vive una bruja hechicera de animales pero ahí no hay una cueva como en la mía, donde con mi familia jugamos.
Y Sara siguió llorando, desconfiada.
De pronto Angela y Ru vieron una huella de barro y la siguieron invitando a Sara para que las acompañara.
Pasado un rato encontraron la casa, la cueva y a los padres de Sara, quien al llegar golpeó la puerta y al verla los padres, se emocionaron y abrazaron fuerte.
Desde ese día las ardillas son bienvenidas en casa de Sara a comer y ella aprendió una lección.

Moraleja:
aunque somos chiquitas, tenemos el corazón grande. No juzgues a los pequeños porque tienen mucho coraje.

FRAN EL CHINCHILLO
Fran es una chinchilla macho.
su pelaje es blanco, todo blanco, suave y esponjoso, como una almohada. Sus ojos son marrón clarito como la miel.
Sus orejas siempre parecen como que presta atención y le interesa todo. Es tímido, buen bicho.

vive en una casita dentro de una casa de humanos. Una familia de tres. Una mamá, un papá y una hija, antonella.
La casita de Fran está detrás del televisor, así que cuando ve la TV la familia, no puede dormir, entonces desde un rinconcito mira la televisión.

su pelo parece hinchado y es muy suave. Es adorable. en su casita tiene todo chiquito: colchón cito, cocinita, heladerita, frazadita, almohaditas, mesita, sillita,hamaquita.
Fran fue el regalo de 15 para Antonella por parte de su papá.
Lo encontraron en un bosque de Chinchillas un día que fueron a trabajar y encontraron escondido un bosque de Chinchillas detrás de una casa antigua donde Fran estaba buscando comidita y les puso carita de “llévame, llévame” con ojitos brillositos.

Antonella y Fran se hicieron inseparables, pero la niña le daba su espacio para que no se sintiera presionado y Fran se quedaba tranquilito en su casita durmiendo una siestita.
Un día apareció una chinchi linda. Entró a la casa escondidas y Fran la encontró en un rinconcito y le pregunto

-qué haces aquí?
-tú quién eres?
Y ella respondió
-soy Sofía, vine a protegerme del frío. Me puedo quedar contigo?
Y Fran le dijo que por supuesto, que se podía quedar en su casita cuánto tiempo quisiera.
Ese mismo día fueron juntos a charlar con Anto para ver si se podía quedar y Anto se enamoró de Sofi. A partir de ese día la familia de cuatro paso a ser de cinco.

Luego de varios días de conocerse, Fran y Sofi se enamoraron y Anto les preparó un casamiento en el jardín.

Vino el perro del vecino, el oro de la vecina, conejos del bosque y mariposas que andaban por ahí.

La fiesta fue preciosa con muchos regalos para los novios.

Luego de cuatro meses nacieron Aileen y Elunei. Llegaron para darle más vida a la familia.

El final es feliz, como deberían ser todos los finales.

Ser feliz es lo que más te alegra la vida.


FABULA DE LA MENTIRA DESCUBIERTA
En esta fábula hay dos gatos que viven en una casa y un puma que vive en el campo.
La historia sucede en la provincia de Córdoba en la zona de campos donde hay una casa de campo donde vive una familia que tiene una plantación de frutas y hortalizas.
Esto sucede en verano, un verano con tanto calor que las hojas se caen no porque es otoño sino porque tienen calor.
Tanto calor, que los animales se meten en el charco de los chanchos para refrescarse.
Tanto calor que la familia duerme en camiseta.
En la casa “Campomanía” vive un matrimonio con tres hijos y un primo. Todos trabajan en la plantación, donde hay un turno nocturno y otro diurno.
A la noche trabajan los padres con el primo, mientras los hermanos se quedan solos en la casa.
Cuando los chicos se quedan solos, cenan con unas copitas de vino y terminan riéndose con ganas de hacer chistes.
Y cada tanto llaman a sus padres que están cosechando y le dicen que un puma quiere comerse a los gatos.
Al principio los padres se asustaron, dejaban la cosecha y volvían corriendo al rescate de los gatos.
Cuando llegaban, veían que no había ningún puma y los chicos se escapaban para que no los reten y se escondían en la habitación, hasta que a sus padres se les pasara la bronca.
Una noche de ese verano caluroso, en “Campomanía” estaban los hermanos lieros, rebeldes y fabuleros pero no fabulosos.
Estaban afuera mirando la luna y muy de lejos se escuchó el rugido de un puma.
Como el sonido era lejano, pensaron que era mentira pero también se escuchó el grito de un maullido de gato y cuando fueron, uno de ellos estaba herido y el otro había desaparecido.
Se había escapado.
De qué o de quién? Del puma que esta vez era real.
Y dónde estaba? Dónde lo vieron? Debajo de la mesa, con cara de terror y ganas de atacarlos.
Así entonces, llamaron asustados a los padres, quienes no les creyeron por tantas mentiras iguales de antes.
Los hermanos se encerraron en la habitación y ahí se quedaron hasta que volvieron los padres al amanecer y los rescataron y de penitencia y por mentir los mandaron de vacaciones a la casa de unos tíos abuelos malos.
Nunca más vieron al puma, pero aprendieron la lección y mintieron nunca más.

MORALEJA
en boca del mentiroso, todo se hace dudoso

LA LEYENDA DEL RÍO DULCE

Hace unos mil años, cuando América no se había descubierto todavía, por donde hoy es la provincia de Santa Fe, Argentina, hubo una tribu de aborígenes, los Tewichis, que tenían sus chozas de paja, junco y barro.
Eran doscientos habitantes, todos familia.
El cacique jefe, don Ardilla Chueca, descendiente de Toro Sentado, era el líder y quien ponía orden.
La tribu tenía sus chozas al lado del río Flores, llamado así porque alrededor tenía flores de Catleya, que son unas Orquidias casi siempre violetas.
En esa zona nunca hacía mucho frío, pero ellos iban vestidos.
No mataban a los animales, sino que le sacaban la piel para hacer su ropa.
Ardilla Chueca tenía una compañera de vida, Ailin, que significa en mapuche “transparente”; osea que era buena, decía la verdad, era muy honesta.
Tenían dos hijas, Martina y Lucila, mellizas de dos años cada una y nacidas a orillas del río mientras Ailin abrazaba un árbol.
Los Tewichis iban a buscar fruta y verdura del otro lado del río porque eran una tribu vegetariana.
Para cruzar usaban balsas de caña de azúcar construidas por ellos.
Una noche de verano, con mucho calor y mosquitos, armaron un banquete de frutas y verduras a orillas del río.
Hicieron un fogón para cantar sentados alrededor y contar historias de terror.
Como no había ramas secas, usaron las cañas de azúcar y el humo blanco que salía del fuego de las cañas hizo muchas nubes gigantes que el viento las movió por sobre el río y al chocar entre ellas, se inició una tormenta con agua de almíbar que cayó sobre el río y lo hizo dulce.
Desde ese día, los Tewichis conocieron el mate dulce y aprendieron a hacer caramelos con leche de cabra, agua de almíbar y frutillas, que usaron para festejar cuando estaban felices porque todavía en esa época no existían los cumpleaños.
La receta de los caramelos es un secreto que hasta hoy, la tribu Tewichi sigue guardando y se transmite sólo entre ellos de boca en boca.



HUELGA EN EL ACUARIO
FABULA
En Japón, en el acuario “chijapan”, habitaban una ballena llamada Miku y un delfín llamado Hayu
A ellos no les gustaba la vida en cautiverio ni vivir para divertir a los humanos que iban a verlos hacer piruetas.
Hayu se sentía vencido y sin confianza de poder salir algún día del acuario.
Sin embargo, la ballena Miku tenía esperanza y creía que si se unían podrían lograr salir y ser libres. Y le decía al delfín “vamos, vos podés!!!”
Entonces se juntaron todos los animales marinos e hicieron una huelga, con muchos carteles que decían “queremos salir de acá”
Luego de unos días de huelga, la gente dejó de ir al acuario porque no había diversión. Entonces los dueños del lugar tuvieron que cerrar.
Fue así que sacaron a todos los animales y los soltaron en el océano pacífico.
Esa misma noche, los animales libres, festejaron brindando con agua salada y comiendo ensalada de algas y ostras.
Cuando se encontraron Miku y Hayu, charlaron del esfuerzo que habían hecho entre todos para lograr un objetivo común y la ballena le dijo “lo difícil no es imposible”

“EL QUE QUIERE CELESTE....QUE LE CUESTE”

Había una vez un perro chihuahua que se llamaba Papi y vivía en un campo donde cosechaban fruta y verdura.
El era bastante vago.
Ahí también había un hormiguero, donde estaba la hormiga maría, muy laboriosa.
Un día, papi tenía hambre, pero su comida estaba un poco lejos y como era vago, se comió un tomate que estaba cerca.
El tomate le hizo mal y maría, la hormiga, le hizo un té para aliviarlo.
Mientras tomaban el té, ella; que era muy trabajadora y tenía mucha paciencia, le dio un consejo y le explicó que cuando uno quiere algo, por más difícil que sea; tiene que luchar y trabajar para conseguirlo, confiando en que lo va a lograr
“El que quiere celeste....que le cueste



FABULA DEL DRAGON Y EL CABALLO


En un campo, en época de calor con flores y arco iris, había un dragón y un caballo.
El dragón tenía tres amigos y el caballo estaba solo.
Esto sucedió hace como diez años.
El dragón y el caballo no eran amigos porque el caballo le tiraba patadas de pasto sin querer y esto molestaba a los dragones, que se enojaban y le escupían fuego y le tiraban rocas.
El caballo un día se dio cuenta de lo que hacía sin querer y fue a hablar con el dragón para explicarle lo que sucedía.
Los dragones entonces lo perdonaron y desde ese día fueron amigos y comieron pizza a la parrilla con fuego hecho por la escupida de los dragones.

Moraleja:
Si hiciste daño sin darte cuenta, pide perdón; ya que ayudarnos nos hace a todos más divertidos.


"NO ES LIMPIO EL QUE LIMPIA, SINO EL QUE NO ENSUCIA"
FÁBULA
En una granja había un cerdo que era muy chancho y una gallina muy limpia:
Eran vecinos y amigos. Pero el cerdo era sucio y la gallina muy limpia y le molestaba mucho la mugre que hacía el chancho
Cuando el cerdo hacía chanchadas, la gallina se enojaba y le decía que limpie. Pero luego de limpiar, al cerdo le gustaba jugar a la guerra de barro y volvía a ensuciar
La gallina le pidió que no ensuciara más y el cerdo le dijo que él era limpio porque limpiaba luego de hacer chanchadas
Y la gallina con un refrán, le explicó que no era así
Le dijo “no es limpio el que limpia sino el que no ensucia”
El chancho entendió y se quedó pensando
A partir de ese día hizo un esfuerzo por seguir siendo chancho pero no tan chancho




“EL QUE TIENE BOCA, SE EQUIVOCA”
Fábula

El gato Pepito y el caballo Pecovil vivían en el campo, en la casa de un campesino
Eran muy amigos y charlaban de la vida
Un día el caballo perdió su herradura y le preguntó al gato si sabía dónde estaba
El gato, que quería ayudarlo pero no estaba seguro de saber dónde estaba la herradura, le dijo que podría estar en la heladera
Pecovil fue entonces a buscarla y tratando de encontrarla, tiró y volcó todo lo que había dentro
El caballo se enojó mucho con pepito porque se le armó lío con el campesino.
Entonces el gato le dijo que había creído que estaba en la heladera, no era mentira. Que él quería ayudarlo y que siempre es mejor decir que callar
Y entonces el campesino les dijo: es cierto, “el que tiene boca, se equivoca”

EL CABALLO Y EL OVEJERO"
"...En un campo Vivian un caballo y un perro ovejero. No eran muy amigos, el caballo iba por un lado y el perro por otro.
Un día el caballo se escapó del campo, empezó a correr y correr y se perdió.
El ovejero empezó a extrañarlo y salió a buscarlo hasta que lo encontró a orillas de un arroyo.
Se pusieron muy felices de reencontrarse y volvieron juntos al campo.
Desde entonces fueron amigos inseparables.
Esto nos enseña que cuando necesitamos ayuda, puede venir de dónde menos la esperamos"

FABULA
LAS PALOMAS Y LOS CONEJOS
Había una vez un bosque donde vivían muchos animales.
Un día hubo una tormenta muy fuerte que destrozó la casa de los conejos. Ellos se pusieron muy tristes y entre todos los animales los ayudaron a construir otra casa nueva.
Las palomas, en vez de ayudar se reían y burlaban de la situación.
Más tarde, una rama que cayó del árbol, destrozó su nido y ellas tuvieron que pedir ayuda. Todos los animales las ayudaron y así todos tuvieron de vuelta un hogar.
MORALEJA:
No hay que burlarse de los demás y hay que ser solidario.


LA VIDA LOCA EN LA SELVA
FABULA
Bella, la jirafa más linda de la selva es muy golosa de carne. Vive cerca de una laguna donde hay patos
también hay monos que son amigos y fanáticos de las bananas. Ellos siempre están cerca de un bananero. Viven todos felices porque son libres
Los fines de semana, bien temprano se juntan todos a bailar porque se escucha de lejos la voz de la niña Antonella que canta ópera desde el El patio de su casa.

Anto tiene un perro que se llama Mica.
Es marrón con la cola corta. Es pelado y le encanta comer comida de gato. Le gusta mucho ir con Anto a pasear a la selva.
Fueron un fin de semana, la niña y el perro, excursión a la selva y apenas llegaron, vieron un oso y un león.
El oso estaba cuidando al leoncito porque la leona madre había ido a buscar alimentos.

La niña y la perra primero se asustaron pero luego se acercaron al cachorrito leoncito y le hicieron caricias y se hicieron amigos.

Como la niña siempre estaba ahí, su familia le hizo una casa en el árbol para ella y al perro Mica, pero como leoncito fue abandonado por su madre y lo adoptaron y durmió también en la casita.
Así fueron creciendo la perra y el leoncito, también la nena. Así cambiaron su lenguaje, la niña mugía, la perra hablaba, el león ladraba.

Solo entre ellos entendían, los de afuera no. Se hicieron familia hicieron una gran fiesta y nadie fue salvo los de la selva y los padres de la niña, que pensaron que estaba loca porque mugía, pero respetaron porque la educaron libre.

Moraleja: se libre y haces lo que quieras mientras no molestes al resto.


LA LEYENDA DE LAS ROSAS ROSAS


Cuenta la leyenda que hace 200 años en Japón, cerca de la montaña Kaoli, famosa por su aroma con perfume de rosas, había un pequeño pueblo llamado Chiqui, donde vivían toda la familia nacidas en ese pueblo.
Ahí las casas eran chiquitas y muy lindas porque la gente las pintaba de rosa.
Luna era la habitante más joven de la zona. Tenía dos años y dos meses, vivía con su mamá, su papá y todos sus primos.
Era muy traviesa, inquieta, caprichosa, molesta, fastidiosa, asustadiza y le tenía miedo a estar sola en la montaña con las flores todas blancas como las nubes, la nieve y el puré de papas.
Resulta que una tarde de mucho frío y escarcha, luna hizo una de las suyas y su mamá la puso en penitencia.
La llevó a la montaña y la dejó sola hasta el anochecer, mirando el cielo y llorando sola, sin su familia.

Esa era la idea de la mamá, pero su prima Sol, hermana de Ambar, tenía mucha pena por la niña y se fue hacerle compañía.
Como sabía que se iban a aburrir, llevó un cachito de pintura rosa, esa que usaban para pintar las casas.
Como no tenían papel ni pinceles usaron sus manos y pintaron muchos pétalos de flores, toda la tarde.
Un rato antes del anochecer, SOL, que tenía pelo marrón, volvió primero y Luna espero a su mamá, Lili.
Cuando LILI rescató a Luna ya era de noche y casi no se veía.
Esa noche hubo un tornado fuerte y todos encerraron con mucho miedo en sus casas.

Mientras tanto, en la montaña, por el tornado, la pintura rosa que estaba húmeda se desparramó por todas las flores tiñendo sus pétalos de rosa.
A la mañana siguiente cuando la familia fue a la montaña vio todas las flores rosas, como un ramo gigante de la novia más hermosa.
Así fue que se cansaron de vender flores, que siguieron creciendo rosas y recién luego de 50 años, cuando Luna tuvo 52 años y dos meses, contó al mundo su verdad, por qué las rosas son rosas.


LEYENDA
LAS SIRENAS DE CORRIENTES


En un bosque selvático de la provincia de Corrientes, hace muchos muchísimos años, en una noche estrellada y buena temperatura cálida sin mosquitos, Belén, Sofía y Bianca, tres amigas de 21 años cada una, amigas desde los cuatro años en el jardín de infantes “el bosque curioso”, se juntaron.
Era de noche con luna llena que por un rayo que se disparó se puso azul violáceo.
Las chicas salieron de paseo a ver que encontraban.
Paseando y cantando y riendo, dicen que se encontraron con un médico o un brujo y fueron hasta su cabaña. Prendieron una fogata y se quedaron los cuatro charlando hasta el amanecer. Cuentan que aquella noche el doctor o brujo, las convidó con un líquido caliente verde aguamarín.
Esa fue la noche última que se vio a las chicas.
Se dice en el pueblo que la pócima que tomaron las convirtió en sirenas; que Belén vive en el fondo del río y canta ópera; que Sofía está en el fondo del mar en Mar del Plata y baila cumbia. Que Bianca está en una laguna detrás de unas cuevas y es amiga de unas focas que viven por ahí.
En las noches de luna llena se juntan a recordar cuando eran humanas y pasean por el pueblo tomadas de la mano.
Nadie las vio, pero se sienten.
Antes de cada amanecer, junto con el canto de los gallos, se escucha de lejos la ópera de las tres sirenas que termina con risas, llantos y libres de emoción.


FÁBULA MEZCLADA

Benjamín se fue en abril en su auto blanco a la casa de Celeste.
Era domingo y comiendo duraznos jugaron a los dados.
De repente pasó un elefante cuando cayó la primera estrella en el cielo.
Era feo y se comió todos los fideos que habían sobrado del almuerzo.
Por suerte, la gelatina se le había comido el gato que era amigo de una iguana que vivía en la isla de al lado.
Celeste tenía dos amigas, Julieta y Sol, que tenían un kiosco que se llamaba koala.
Todos los lunes hablaban como loros comiendo manzanas hasta que llegaba un pez pato de la laguna y se iban corriendo por el camino hasta desaparecer.
Ese camino era infinito, no terminaba, siempre se veía el horizonte, pero todos los personajes de esta historia sabían que todo termina y siguieron, cada uno a su paso, andando y andando....
MORALEJA:
Nunca rendirse, siempre avanzar

FÁBULA LEONA

Leona vive en una isla, en una cueva con otro león y una nena. El león se llama Mateo y la leona Martina.
Aquella niña que vive con ellos que se llama Priscila. Ella llegó perdida, nadando cuando se saltó de un barco a los 14 años, haciendo una travesura.
Hoy tiene quince años y de apoco se acostumbró a los leones que son muy buenos, peludos.
Son amigables y cuando Priscila llegó a la isla, un poco triste por perder su pasado y con miedo de hoy, ellos la adoptaron y ahora son una familia diferente.
Al principio fue difícil, como todos los cambios, porque no se conocían ni tenían confianza.
Pero de apoco los tres se fueron acostumbrando y se fueron uniendo con mucho cariño.
Los leones le enseñaron a la niña a cazar, correr rápido y treparse a los árboles para juntar frutos.
Ella les enseñó hablar, a jugar a la rayuela en la arena, a cantar y a bailar.
Muy felices los tres, vivieron juntos como una familia feliz hasta que nacieron dos Leoncitos bebé que fueron como hermanos con Priscila y terminaron siendo cinco felices.
MORALEJA:
Todos somos diferentes y podemos aprender de los otros y enseñarles algo a los demás.



LA LEYENDA DE LA CALLE HILARIO BALLESTEROS

En un pueblo de Morón, hay una calle larga con vereda y de costado, casas, negocios, quioscos y verdulerías.
También hay supermercados. Hay árboles de frutas, donde la gente puede agarrar manzanas y bananas de la casa abandonada.
Donde termina la calle, hay una plaza con juegos y siempre va mucha gente. Esa casa se llama Hilario Ballesteros.
Don Hilario, fue abuelo del papá de Alejandra, una de las escritoras de esta leyenda.

Cuenta su familia que Hilario era maestro y fundó muchas escuelas en Morón.

También fundó una biblioteca pública que está llena de libros de animales.
La esposa de Hilario se llamaba Sara y era cocinera, pero no hay ningún restaurante que se llame Sara en la zona.
Tanto hizo por el barrio, que cuando construyeron la calle más importante que terminaba en una punta en la plaza y en la otra una escuela pública, la bautizaron Hilario Ballesteros, en su honor.


Su bisnieta, Ale, fue cuando era chica y solo se acuerda los caramelos que su papá le compró, pero recuerda la leyenda con mucho amor.

LA LEYENDA DEL CAMINO DE PANDAS

en un bosque de China, en la ciudad de Hong Kong, hay un camino lleno de plantas de bambú y osos panda.
está a 4000 km de la ciudad y los turistas van a ver a los animales ya que saben jugar a las cartas.

Quienes quieran, pagando cinco yen, pueden jugar al truco con los osos, pero están advertidos de que los animales siempre ganan.
cuenta la leyenda, que hace 25 años, la familia Uchija dejó la ciudad para irse a vivir al bosque, hartos de la tormenta sobre los autos en la avenida.
Los hermanos ying y yang Uchiha, gemelos de 20 años y genios del internacional famoso juego de truco, el cual practicaron mucho por no dedicarse al judo, pasaban sus tardes con los pandas, enseñándoles a jugar al truco.
Esas tardes eran maravillosas, lindas, hermosas y todos sus sinónimos.

Eran tardes soñadas pero despiertos.
Una tardecita de ellas, los hermanos tomaron una bebida sacada de las plantas de bambú y jugaron al truco con los osos y estos también tomaron el brebaje. Dicen que desde ese día, los panda empezaron a ganar al truco, incluso a los hermanos Ying y Yang y de los chicos no se supo el destino, ni la verdad.
Hay quienes dicen que los cobradores del juego con panda, son los mismísimos hermanos Uchija, pero parece que nunca lo sabremos.



LA LEYENDA DEL GATO CON TRES CABEZAS


Cuenta la leyenda que en un cementerio de Jujuy, por las noches escucha el maullido de varios gatos y la gente ha visto la sombra de un gato con tres cabezas que cuando hay luna llena, escupen fuego como un dragón.
dicen que doña María Mirta, una habitante de la montaña Jujeña, hace 80 años, paseaba por las noches por el cementerio con sus tres gatos. Le gustaba cantar y bailar y escuchar su propio eco que retumbaba junto con el mar a bullido de los gatos. El folklore de su música retumbaba y llegaba hasta el pueblo.

A todos les gustaba el sonido y ya era un clásico escuchar la música en el aire.
Pero a Juan julio Carlos, el ferretero del pueblo, conocido como don Juancito, no le gustaba y lo ponía muy nervioso.
Dicen que una de esas noches, salió tarde de la ferretería con un destornillador, una lata de pintura y una lamparita.
Esa misma noche, a las 4:00 de la mañana, volvió a su casa a hurtadillas y durmió hasta el día siguiente sin cenar.
Al día siguiente se levantó, desayuno pizza con café con leche y se fue a bañar para luego ir a trabajar.
Desde esa noche, nadie volvió a ver a doña María Mirta. Quienes viven en el pueblo dicen que en las noches de luna llena, se sigue escuchando el folklore de siempre y quienes van al cementerio ven la sombra de un gato con tres cabezas que maúllan largando fuego.


FABULA DEL DRAGON Y EL CABALLO
En un campo, en época de calor con flores y arco iris, había un dragón y un caballo.
El dragón tenía tres amigos y el caballo estaba solo.
Esto sucedió hace como diez años.
El dragón y el caballo no eran amigos porque el caballo le tiraba patadas de pasto sin querer y esto molestaba a los dragones, que se enojaban y le escupían fuego y le tiraban rocas.
El caballo un día se dio cuenta de lo que hacía sin querer y fue a hablar con el dragón para explicarle lo que sucedía.
Los dragones entonces lo perdonaron y desde ese día fueron amigos y comieron pizza a la parrilla con fuego hecho por la escupida de los dragones.
Moraleja:
Si hiciste daño sin darte cuenta, pide perdón; ya que ayudarnos nos hace a todos más divertidos.



FÁBULA DEL TIBURÓN GOLOSO

Max va al colegio literatura que queda en Mendoza, cerca del río.

Los chicos al mediodía comen alrededor del río donde no hay tiburones.

Pero cuando hace calor van a la pileta.

Max cumplió 14 años. Le gusta estudiar mucho por eso va al colegio, un colegio de cocina.

La especialidad son los dulces así que se va a preparar su propia torta de dulce de leche y crema para su cumpleaños, que lo festejarás cerca del río.

La pasaron todos muy lindo y cuando estaban por soplar las velitas con la familia sus amigos y su novia mili, se dieron cuenta que la torta había quedado en la orilla del río y cuando la mamá de Max la fue a buscar, vio que la torta estaba mordida y vio cómo se iba un tiburón contento.

Era un tiburón goloso de dulce de leche.
Cuando el tiburón llegó a su escondite en el fondo del mar, le dolía la panza por comer mucho. Era lento para nadar y rápido para robar comida de la orilla del río. Un glotón!
Finalmente encontraron una velita y la sopló Max sobre una galletita.
y más allá del inconveniente fue un cumpleaños feliz porque jugaron a la pelota y
pudieron terminar de festejar el cumpleaños.
Moraleja: si te gusta mucho algo pero te hace mal, pregúntale a un médico o a tus papás si podés comer un poquito

CUENTO DE MIEDO CON MIEDO

En otro país, en México, en Cancún, hay una casa abandonada girando desde el mar hacia la derecha, sobre las piedras.

Tiene tres pisos y arriba de todo hay un balcón con vista al mar.

Ahí hay una mesa de madera llena de arañas y serpientes.

Tiene un cajón donde hay una brújula y un mapa.
Hernán y SOL son dos primos de 18 años. Viven en México capital y están de vacaciones en familia. Son fanáticos de comer tacos y como ella es bajita, usa tacos.
Una noche, mientras todos dormían, en la cabaña cerca de la playa, ellos se despertaron porque escucharon ruidos de pasos que subían.
HERNAN le dijo a SOL: vamos a ver qué pasó. Salgamos.

Y se fueron en silencio con una linterna, siguiendo el ruido, que los llevaba a la casa abandonada.
Hacía mucho frío y lloviznaba. Llegaron a la casa; estaba todo oscuro y con la linterna subieron hasta el balcón donde estaba el cajón. Tenían miedo pero estaban unidos y se cubrían del miedo uno al otro.
Con un palo de madera echaron a las serpientes y arañas y pudieron abrir el cajón. Se quedaron un rato revisando el mapa que los llevaba al mar, pasando antes por otra casa y con la brújula fueron bosque adentro hasta encontrarla.

Era pequeña y bonita por fuera, con flores, pasto, con paredes blancas y luces. Pensaron que vivía alguien pero al golpear la puerta, se abrió sola de par en par Y no había nadie.
Pero vieron una mesa con comida y torta y cajas con regalos y de repente… Sorpresa!!!
Feliz cumpleaños! Gritaron todos. Es que los primos cumplían el mismo día 19 años.
Y así fue que festejaron hasta el amanecer y el final de fiesta fue en el mar, en la playa de Cancún.
Fin y final feliz de esta historia de suspenso y terror.

“LA FÁBULA DEL BOSQUE”


Había una vez un gato y un perro que estaban conversando, el perro no podía hablar pero el gato si, una vez el perro hizo le movimientos y gestos al gato, el gato no entendía de lo que perro decía, así que lo dos simplemente fueron a caminar, ellos vieron a una rana que estaba en un lirio de agua, esta rana estaba triste, el gato le preguntó porque estaba triste, el dijo que en este bosque había un cazador y que también era taxidermista (persona que diseca animales), el gato le dijo que avisará a los demás del bosque, así que la rana fue a avisarle a un pájaro que estaba cantando encima de una rama de un árbol, el pájaro, le avisó a otras aves que volaban, el gato y el perro fueron a su granja y le avisarón a su amiga la vaca, ella fue a la ciudad y vio a un payaso que estaba triste sentado en una banca, la vaca le pregunto al payaso porque estaba triste y este dijo “yo quiero hacer reir a alguien pero no vi a ninguna persona en esta ciudad”, la vaca le dijo que había un cazador en el bosque, la vaca le dijo que podría hacer reir o asustar al cazador para que se fuera del bosque, el payaso acepto la propuesta de la vaca, luego la vaca ve a un árbol mágico mientras caminaba por el sendero con el payaso y este árbol dijo ¿deteneos, a dónde creen que van?, la vaca le dijo que iban al bosque y este árbol les dio una adivinanza para que puedan seguir con su recorrido, la adivinanza era:


“es alto, gordo, lleva un arma, viste de color marrón, es malvado, cuando camina da miedo, no le importan los animales y sale cuando hay un animal cerca”


La vaca dijo que la respuesta es el cazador, el árbol dijo que eso es correcto y los dejo que sigan avanzando, mientras tanto la vaca le dijo al payaso que se separen y este hizo lo que la vaca le había dicho, mientras tanto cuando el sol se iba, hasta que llegue la luna el cazador había llegado a la granja, el ve que no hay nadie en la cabaña, así que entra y ve una heladera bastante vieja, y de repente algo había cerrado la cabaña y el ve a una persona vestida con colores y que tenía una cara loca, mientras tanto en la heladera había un par de abejas que se lanzaron contra el cazador, luego ve a unos mosquitos y este cazador los empezo a matar, luego la vaca le pega una patada ninja, luego el perro le muerde la pierna y el gato le rasguña la cara, mientras que el payaso le cuenta chistes y por varios minutos este cazador sale huyendo del bosque y cuando este se fue, los animales festejaron el cumpleaños de unas luciérnagas que eran marido y mujer y fin.



FABULA
EL MONO LOLO Y EL ELEFANTE
Había una vez, en un circo, un elefante viejo y pesado.
También había un mono joven y hábil, llamado Lolo.
Un día, el elefante, cansado de correr y hacer pirutas en su turno de función, le pidió a Lolo que empezara antes su número.
Lolo dijo que no, que cada uno debía hacer y terminar su función.
El elefante actuó y de tanto cansarse, se desmayó y descubrieron que andaba enfermo.
A partir de ese día, el dueño del circo lo obliga al mono Lolo a hacer las dos funciones.
En los descansos, Lolo piensa....”si hubiera ayudado ese día al elefnte, él ya estaría bien y yo no tan cansado.
MORALEJA:
AYUDA A LOS QUE TE NECESITAN PORQUE SI NO LO HACES TE PERJUDICARÁS A TU MISMO.